KINDER

¿A Qué Edad Es Recomendable Que Un Niño Entre A La Escuela?

No cabe duda que esta pregunta es temida más por los padres (especialmente si son primerizos) que por el niño en sí. Y es que no es para menos. Luego de que el niño nace y mamá, especialmente, pasa mucho tiempo con él cuidándolo y viendo que no le falte nada, llega ese pensamiento de la primera separación, del momento en que el niño dejará de estar permanentemente  a su lado y estará a cargo de otras personas.

KINDER

Sin duda alguna también para el niño será un cambio fuerte pues se encontrará con un entorno nuevo y personas que nunca antes vio, pero eso será solo al principio, conforme pasen los días se adaptará al nuevo entorno, hará sus primeros amigos y disfrutará cada momento que viva en ese ambiente que le acompañará por un buen trecho de su vida.

EL KÍNDER Y LOS TEMIDOS DOS AÑOS DE EDAD

Y he aquí que según los expertos la edad más adecuada para que el niño deje casa y enfrente el cambio a entrar a la escuela son de un año y medio a dos años según el desarrollo que vaya alcanzando el niño. La parte crítica a notar para tomar esta decisión está basada en la autonomía que el pequeño hay alcanzado en ese momento.

Cuando hablamos de autonomía nos referimos a que el niño sea capaz de expresarse de la mejor forma posible, que pueda alimentarse solo (en términos de tomar una cuchara y comer de un plato), de poder beber agua por si solo (de un pequeño termo o biberón), con esos tres puntos el niño estará listo para iniciar su periplo por la escuela.

Y ¿a qué grado debe entrar el pequeño? Bueno, la respuesta es bastante sencilla: el kínder. Ese es el grado más adecuado para que un niño comience a ir a clase pues es en este nivel que las maestras y niñeras están preparadas para irlos adaptando poco a poco al nuevo ambiente mientras que les van dando conocimientos básicos conforme los niños van siendo más receptivos.

Además es en este grado que tanto maestras como niñeras pueden y deben observar patrones de comportamiento que permitan saber cómo se comporta el niño en presencia de otras personas de su misma edad y como lleva a cabo la labor de entablar relaciones con ellos. Esto es muy importante pues permitirá que cualquier situación anómala pueda trabajarse y corregirse para evitar problemas más graves más adelante.

Según los psicólogos y especialistas, la edad de dos años es aquella en que el niño, además de tener ya cierto grado de autonomía, también es capaz de estar alejado de la madre por un tiempo prolongado sin que esto represente una molestia grave. Además en el kínder el niño comienza a aprender a seguir instrucciones más certeras, a entender el concepto de horarios y orden de actividades, todo esto parte crítica de la preparación para cuando en un promedio de dos a tres años como máximo, inicie la educación primaria ya de manera formal.

En muchos países es materia legal la edad en que los niños deben iniciar su educación estando entre los dos y tres años las edades máximas para que esto ocurra so pena de incurrir en delitos de índole penal y administrativo. Pero más allá de ello lo importante es que el niño debe tener una preparación temprana para enfrentar el momento de la edad formal y eso implica que los padres cumplan con esta responsabilidad más allá del natural dolor y ansiedad por la separación temporal del hijo.